A 42 años de La Noche de los Lápices el gobierno nacional anunció un nuevo recorte al sistema educativo y la reasignación de esos fondos a las fuerzas de Seguridad. Simultáneamente, una maestra bonerense fue secuestrada, torturada y amenazada por su compromiso con la lucha docente. No se trata de hechos aislados. Los episodios de intimidación, violencia y persecución contra los docentes y otros sectores de nuestra comunidad, se multiplican al amparo de un discurso oficial que estigmatiza a quienes se organizan en defensa de sus derechos. Mañana marchamos en defensa de la educación pública y en rechazo a toda forma de violencia política.

La Decisión Administrativa 1605 / 2018 publicada esta semana en el Boletín Oficial, establece un incremento en el presupuesto para atender gastos de la Policía Federal, Gendarmería y Fuerzas Armadas explicitando que éstos se financian con la reducción de fondos de carteras como Educación, Ciencia y Tecnología y Desarrollo Social. El sistema universitario sufre así una reducción de $1.666 millones, que se suma al recorte de $1.076 millones dispuesto en el primer semestre. La subejecución del presupuesto, el atraso en la transferencia de recursos, la paralización de las obras y el impacto de la devaluación y la inflación, profundizan el ahogo presupuestario a las universidades iniciado en 2016.

Estas políticas comprometen seriamente la capacidad de las casas de estudio para garantizar el derecho a la educación superior pública, gratuita y de calidad, y representan un duro golpe a la soberanía científica de nuestro país. En contraparte, su carácter regresivo se expresa en un sostenido -e inédito- incremento de los recursos destinados al pago de la gigantesca deuda pública contraída y a las fuerzas de seguridad que reprimen la protesta social.

Por eso, a 42 años de La Noche de los Lápices, estudiantes, docentes y científicos, marchamos junto a los organismos de derechos humanos y las organizaciones de nuestra comunidad que apoyan esta lucha en defensa de la educación pública y el estado de derecho.

 

EDUCACIÓN PARA POCXS, NUNCA MÁS

NO A LA VIOLENCIA POLÍTICA